La Vía Láctea ya esta atrayendo a otras galaxias.

La Vía Láctea se está comiendo las galaxiasCortesía Instituto Potsdam | En la imagen se aprecia el chorro de estrellas del brazo de Acuario que llegaron de otra galaxia, cuando se fundió con la Vía Láctea.

UNA EVIDENCIA MÁS de cómo nuestra galaxia se ha ido fundiendo con otras menores proviene del brazo de Acuario, en donde existen estrellas que nacieron en una galaxia vecina que fue despedazada.

la galaxia en la que nos desplazamos por el universo, se comió otra galaxia menor. Estrellas que se formaron en ese entorno, viajan ahora por el brazo de Acuario, uno de los que conforman nuestra galaxia.Un grupo internacional de astrónomos, encabezado por Mary Williams, del Astrophysical Institute en Potsdam (Alemania)) descubrió allí una corriente de estrellas, remanente de una galaxia más pequeña en el vecindario, que fue despedazada por la fuerza gravitacional de la Vía Láctea.Dicho evento tuvo lugar hace unos 700 millones de años.El sondeo Rave del Observatorio Astronómico Australiano estudió la velocidad de 250.000 estrellas.

Con sus datos, la joven astrónoma neocelandesa de 33 años midió por primera vez la velocidad radial de 12.000 estrellas en esa región.

El brazo de Acuario, llamado así por la constelación, es relativamente compacto lo que sugiere que no ha tenido tiempo de dispersarse. Su forma insinúa que las estrellas vinieron de otra galaxia.

A diferencia de los otros brazos, está situado en el disco galáctico, en donde la concentración de estrellas bloquea su luz y no se distingue prácticamente del resto de estrellas. “Está en la puerta, pero no podemos verlo”, dijo Williams. Se encuentra a entre 1.500 y 30.000 años luz de la Tierra.

El análisis de la medición mostró que 15 estrellas tenían un patrón de velocidad distinto, moviéndose a 15.000 kilómetros por hora a través del disco giratorio de la galaxia.

Al comparar los parámetros estelares con simulaciones mostraron que esas estrellas forman parte de un brazo más largo de estrellas que se originaron en una galaxia vecina que fue atraída por la Vía Láctea y rota en pedazos.

Esto hace especial al brazo de Acuario: la juventud, a diferencia de otros que contienen estrellas más antiguas.

El proyecto Rave estudia ahora un millón de estrellas en la Vía Láctea, de cuya mirada podrían desprenderse hallazgos interesantes sobre el pasado de nuestro vecindario.

“Queremos entender la historia de la Vía Láctea”, explicó Mathias Steinmetz, líder del proyecto.

Otros brazos pueden estar formados también por estrellas de colisiones sucedidas hace miles de años, lo que había demostrado ya el estudio del Sloan Digital Sky Survey que encontró hace años varios no detectados antes, remanentes de galaxias enanas que cayeron subyugadas por una mayor, la Vía Láctea, que se extiende por unos 100.000 años luz.

Incluso el astrónomo Kevin Schlaufman dijo entonces que podría haber centenares de brazos no detectados antes, considerando que los 14 hallados por la SDSS se detectaron en una región no muy amplia.

Nuestra galaxia se encuentra en curso para otro gran choque cósmico, con la galaxia de Andrómeda, lo que ocurrirá en unos 3.000 millones de años.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s